LA ESTIBA DE BARCELONA NO DARA SERVICIO A LOS CRUCEROS DE LA POLICIA NACIONAL

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Interior replica que no se ha solicitado la ayuda y que funcionan con otros proveedores


Los estibadores de Barcelona, asociados en la Organización de Estibadores Portuarios de Barcelona (OEPB), han acordado este jueves en asamblea no dar servicio a los dos grandes barcos que la Policía Nacional tiene atracados en el puerto de Barcelona. La decisión, según fuentes de los trabajadores, ha sido unánime, y afecta a los navíos Rhapsody, un barco comercial que está atracado desde ayer en el muelle de Lepanto, y a otra embarcación comercial atracada en el muelle España, que llegó por la tarde. Sin embargo, este servicio todavía no ha sido requerido. Fuentes de Interior han confirmado que se organizan con otros proveedores y que no necesitan la ayuda de los estibadores.


Los estibadores consideran que los cruceros son “barcos de la represión” y han tomado la decisión “en defensa de los derechos civiles”. La asamblea se ha reunido a las siete de la mañana para tomar una posición en relación con los registros efectuados ayer en las sedes de la Generalitat, en busca de material del referéndum del 1 de octubre, suspendido por el Tribunal Constitucional. “Se están vulnerando muchos derechos civiles, y como estibadores estamos afectados”, ha explicado Gabriel Jiménez, miembro de la OEPB.

La posición adoptada por los estibadores les ha llevado a negarse a dar servicio a las embarcaciones de la Policía Nacional. Sin embargo, este servicio todavía no ha sido requerido. “Suponemos que se suministrarán ellos solos, porque no han contratado a ninguna empresa estibadora ni se han puesto en contacto con nosotros, lo cual es muy atípico, porque los grandes barcos y cruceros siempre contratan los suministros”, indica Jiménez.

La llegada de los dos grandes barcos ya sorprendió ayer a las autoridades. Se notificó minutos antes de que se hiciera efectiva, y Puerto de Barcelona respondió a las embarcaciones que les dejaban atracar en los muelles, ya que venían con una orden ministerial, pero también les expresaron que, en cualquier otra circunstancia, no les habrían dejado entrar, ya que no lo habían notificado de acuerdo con suficiente antelación.

Estos dos navíos fueron trasladados al puerto de Barcelona para dar apoyo logístico al operativo de la Guardia Civil y Policía Nacional, y para alojar a más de 4.000 agentes de este último cuerpo. “Son hoteles en forma de barco, son como dos edificios”, explica Jiménez, que añade que “no es normal” que en el puerto haya dos hoteles sin que medie una empresa estibadora. “Si fuese un crucero normal o un barco de refugiados, le daríamos suministro sin pensarlo, pero a estos barcos, si nos lo piden, no se lo vamos a dar”, sentencian los trabajadores.