150.000 LITROS DE GASOIL EN RIESGO DE DERRAME

Facebooktwitterrss

El puerto de Gran Tarajal pierde todas las embarcaciones menos una: solo una de las cuatro gabarras hundidas pierde combustible, y cuatro remolcadores están a la deriva o varados.


Puertos Canarios ha informado que, de las nueve embarcaciones que estaban amarradas en el puerto de Gran Tarajal (Tuineje, Fuerteventura), todas están hundidas, semihundidas o a la deriva, salvo una que permanece amarrada al muelle y en condiciones de explotabilidad.

Entre todas las embarcaciones acumulan algo menos de 150.000 litros de gasoil, pero solo en una, una gabarra semihundida, se han observado por ahora vertidos al agua. Hay otras tres gabarras hundidas sin pérdida de combustible; y el resto son remolcadores que están a la deriva o varados dentro del puerto con diversos daños pero que tampoco sueltan combustible. Además, el propio muelle sufrió daños durante la pasada noche.

Esta mañana han visitado el puerto de Fuerteventura la viceconsejera de Medio Ambiente, Blanca Pérez, el vicepresidente del Gobierno y consejero de Obras Públicas, Pablo Rodríguez, y el director general de Puertos, Manuel Víctor Ortega, acompañados por el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Marcial Morales.

El responsable de Puertos ha confirmado que en este momento hay tres pequeñas manchas de combustibles en el mar, una en el puerto y otras dos localizadas en los proximidades que proceden de apróximadamente 150 mil litros de gasoil derramados de la garraba semihundida. Las dos manchas exteriores han sido dispersadas por Salvamento Marítimo.

En cuanto a las medidas a adoptar, en estos momentos las administraciones están “pendientes” de que las condiciones marítimas mejoren para realizar una inspección y conocer exactamente cómo están los cascos del restos de embarcaciones hundidas.

Mientras tanto, un helicóptero del Servicio de Emergencias del Gobierno de Canarias saldrá a lo largo de la tarde con un biológico y un técnico de Seguridad del Cabildo para explorar la zona y localizar alguna otra posible mancha. “Los residuos del puerto los están sacando la marea porque por el momento no existen las condiciones para trabajar en el mar”, explica.

Se empezará a trabajar en la retirada de los barcos y los residuos “en principio” en 48 horas, explica el director de Puertos al recalcar que “la prioridad en estos momento es que no haya daño ambiental”. Para ello, está previsto colocar una barrera de contención a lo largo de la tarde de hoy en la parte del muelle donde se encuentra la gabarra hundida y desde que el mar “dé una tregua” la boca del puerto será cerrada con más barreras para que no se desplace ningún residuo hacía fuera.

Por su parte, el presidente del Cabildo de Fuerteventura asegura que la coordinación entre Puertos y los Gobiernos regional e insular ha sido rápida y efectiva para tener la “situación perfectamente controlada”. Sin embargo, advierte que tras la limpieza total de residuos se dará un segundo paso que se basará en pedir las responsabilidades oportunas. “En ese sentido, el Gobierno de Canarias está con las investigaciones pertinentes y en pocas semanas se conocerá en profundidad que sucedió y cómo se podía haber evitado”. En tercer lugar, indica Marcial Morales, procederán a negociar un plan de impulso del Puerto de Gran Tarajal, ya que considera que “este problema es una oportunidad para impulsar el gran potencial que tiene este puerto histórico”.